lunes, 2 de marzo de 2009

Otra vez la excusa progresista

La Presidente Cristina Fernández de Kirchner repitió en el Congreso de la Nación gran parte del discurso que sostienen los líderes de todos los países del primer mundo sobre la crisis global aunque, como siempre, realizó una conveniente de algunas cuestiones y se puso, junto a su Gobierno y todo el movimiento K, dentro del grupo vencedor al haber (supuestamente) advertido sobre los problemas del sistema global antes de que ocurriera la hecatombe. Pese a que sus políticas nada tienen que ver con el progresismo que dicen abrazar, Cristina insiste en quedarse de ese lado victorioso, y con este argumento es que también buscan acaparar la comercialización de productos agropecuarios, y éste es exactamente el problema. En el Estado Argentino hay instituciones que funcionaron perfectamente a pesar de algunas pésimas administraciones y de la corrupción generalizada en algunas etapas. Uno de esos entes es el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, mejor conocido como Indec. Este ente estatal trabajó con gran eficacia durante mucho tiempo sin importar la bandera política del oficialismo nacional. Ahora, con la oscura intervención del Gobierno podemos ver lo peligroso que es manipular algo que –parecía- tan inofensivo como los índices económicos. Ahora podemos ver lo peligroso que es la utilización política de algunas instituciones oficiales. ¿Qué podría suceder entonces si el Gobierno Nacional, a través del brazo extorsivo que encarna Guillermo Moreno, manipulara de la misma forma ciertos expedientes que determinen el precio de los granos, lo que incidiría directamente en la supervivencia de ciertos productores o de algunas empresas?. Dios nos libre. Entonces, llamemos a las cosas por su nombre. La propuesta del Gobierno, como durante el conflicto con el campo, nada tiene de ideológico. Es otra intentona por subordinar a un grupo que le fue esquivo como es el sector agropecuario, además de manejar en beneficio propio (y no del pueblo argentino) los millonarios recursos que produce el vasto y rico territorio nacional. Que el kirchnerismo, con la irresponsabilidad, arbitrariedad y el irrespeto institucional demostrados hasta aquí, pretende un sincero debate sobre el comercio de granos o la redistribución de la riqueza es mentira o una broma de mal gusto.

2 comentarios:

maría elvira dijo...

Este cometario podría ser hecho a cualquiera de las notas publicadas por el autor (aun a las notas que son citas de otros autores):
"Sólo los individuos existen, si es que existe alguien" JLB.
Es un destino nefasto que cualquier pedagógica explicación de los hechos, conlleve el riesgo de no poder atender a las singularidades.

Luli Casanova dijo...

Qué bueno que hayas decidido ser un pelotudo más, Yerman. Me encantó leerte. Voy a pasar seguido por acá. Un abrazo!